domingo, 27 de noviembre de 2011

La melancolía de la tarde me ha ganado el corazón y se nubla de dudas, son esos momentos en que uno se pone a reflexionar y alumbra una tormenta. Todo es tan tranquillo que el silencio anuncia el ruido de la calma que antecede al huracán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario