domingo, 15 de agosto de 2010

No fue fácil para ella ver que el mundo no era como lo soñó. Conocer el amargo sabor del sufrimiento. Y aprendió a perdonar y a olvidar con el alma, y se hizo TAN FUERTE y TAN GRANDE. Peleó a golpes con la vida, y JAMÁS se rindió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario